Scarlett Johansson posa en la revista W con un look dark

Scarlett Johansson normalmente luce una cabellera rubia, pero para la portada de la revista W estrenó un look “dark”.
Cabello oscuro con mechones claros, labial rojo, mucho delineador en los ojos, anillos y prendas negras conforman la imagen que Scarlett muestra en la portada del 40 aniversario de la publicación.

Además de Johansson, Keira Knightley, Mia Wasikowska y Rooney Mara reflejan las distintas décadas en la moda, pues la revista le dedica portadas de noviembre a cada una de ellas.
La actriz fue noticia apenas ayer lunes cuando se supo que participó en un video junto a Eva Longoria para criticar la postura republicana sobre el aborto.
Scarlett Johansson se pintó de negro su rubia cabellera y se decoloró el copete, sin olvidar agregar un piercing en la nariz, en su nueva imagen que ni será para caracterizar a la próxima Cruella De Vil ni para volverse icono musical del dark, ya que simplemente lo aceptó para aparecer en la portada de la revista W.

En la tapa, la actriz, junto con sus colegas Keira Knightley, Mia Wasikowska y Rooney Mara, es parte del concepto para representar con un solo look las últimas tendencias en cuatro décadas de moda.

La evolución de la moda, desde los 70 hasta la primera década del siglo XX, queda plasmada en el póker de actrices.

Scarlett luce un estilismo mucho más agresivo, que representaría la moda de los años 90 y lleva un vestido de seda con encaje de la firma para la que presta su imagen, Dolce & Gabanna.

Uno de los cambios más sorprendentes es el de Keira Knightley, de rubia y elegante, con una chaqueta en tweed trenzado, pendientes de oro blanco, rubí y diamantes de Fabergé y anillo de oro blanco, perla y diamantes de Chanel Fine Jewelry.

Además, decoran sus manos todo tipo de anillos de oro blanco y negro con diamantes de David Yurman, Repossi, Bottega Veneta y De Beers.

La publicación eligió a la actriz australiana Mia Wasikowska para representar la moda de los 80, en este caso, con un diseño de Nicolas Ghesquière para Balenciaga.

Miebntras que finalmente Rooney Mara es la imagen de los 70, con un vestido de seda y lana de Prada, adornado con una camisa de popelín y un sombrero de Albertus Swanepoel, que la hacen casi irreconocible.