Reportan la muerte del actor Fernando Casanova estrella de la época de oro del cine mexicano

Reportan la muerte del actor Fernando Casanova estrella de la época de oro del cine mexicano…
Su Ultima entrevista
Para el actor de cine y televisión Fernando Casanova, con 61 años de carrera, no es inalcanzable entrar al libro de récords Guinness. Tacha de fascinante e increíble su trayectoria a sus 85 años de vida, al haber logrado más de 300 películas como “actor estrella que tiene más estelares en el cine nacional y en el extranjero”.

En entrevista con ESTO en su casa de Lindavista, Casanova argumenta: “Estoy conjuntando todos los requisitos para ser parte de este libro reconocido mundialmente, porque he batido récord en filmografía como actor estelar”.

El actor, originario de Guadalajara, Jalisco, con una espléndida salud y de buen ánimo comenta que “no quiero retirarme, ni pienso en el retiro como actor de cine y de televisión. Por eso quiero seguir esperando el mejor guión de mi vida para trabajar y continuar en los foros y sets cinematográficos”.

A diferencia de otros actores que nunca salen del anonimato, Fernando Casanova hasta nuestros días se le conoce con el mote de “El águila negra”, por el personaje de un héroe montado a caballo de buenos sentimientos que ayuda a la gente pobre y mata a los malvados, encarnándolo en seis filmes desde 1954.

De estas cintas surge la anécdota de boca de Casanova: “Por Paseo de la Reforma vi un caballo blanco, del que se me dijo que era del presidente Adolfo Ruiz Cortines. Entonces, como era mi primer estelar, busqué pedir audiencia con él, lo vi y me prestó su caballo para las tres primeras películas de ‘El águila negra’. Años después, me lo dio como regalo, cuando su primer dueño fue el presidente de Cuba, Fulgencio Batista. Y murió el equino a fines de 1957. Otro regalo preciado fue una pistola grabada con mi nombre, con letras de oro, de parte del también presidente Adolfo Lopez Mateos”.

Recuerda asimismo el gran histrión que antes que otros “zorros” como el español Antonio Banderas, él también lo personificó en el filme “La marca del coyote” y de ahí otros cientos de personajes que han dejado gratos recuerdos en la memoria del público.

-¿De volver a nacer, sería actor?

“Con la suerte que me dio la vida, que Dios me dio, con más de 300 películas estelares y un cerro alto de coestelares, primeras y segundas partes. Toda mi vida he vivido de esto. Tengo 61 años en la carrera. No cambiaría ser actor. Me tocó mucha suerte, la cual siempre me ha acompañado hasta hoy”.

-¿Qué cree que influye para hacer una carrera como la suya?

“Pienso ahora que cualquiera puede ser un gran actor, pero debe tener algo más. Necesariamente el trato con el público es muy importante. Ser sencillo, actuar con humildad, con sencillez, dejando a un lado poses y ‘estrellismo’”.

-¿El actor nace o se hace?

“Yo no estudié y aprendí con el trabajo, en la marcha. Primero actué de mudo como soldado romano en ‘La vida íntima de Marco Antonio y Cleopatra’, en 1947. Posteriormente en primeras y segundas partes, luego de galán y de estelar, trabajé al lado de los más grandes maestros y actores como la señorial familia Soler, Pedro Armendáriz, Jorge Negrete, Pedro Infante y bellezas como Lilia Prado, Elsa Aguirre, Martha Roth….”.

-¿Cuál es la clave para tener una trayectoria tan destacada?

“Imagínate, hice la cosa más sencilla: le eché todo el cariño a mi trabajo. A la vez, ser responsable, tener dedicación, llegar puntual a los llamados y tenerle mucho respeto a los directores como lo hice con los cineastas Gregorio Wallerstein y Ramón Peón”.

No cabe duda que Fernando Casanova es una estrella viviente del cine de oro nacional, de carrera fallida como torero y especialista en negocios de lavandería. Indudable que será un gran acierto que en futuras entregas del Ariel, se le conceda esta presea por su trayectoria.

Finalmente al actor, de nombre real Fernando Gutiérrez López, se le hace una última pregunta: ¿Cree que el público le ha dado su lugar como artista?

“Pues yo no sé qué número soy en el gusto del público. Lo único que sé y es lo que me basta saber, es que el público me ha dado mi sitio, ese lugar que todos perseguimos desde que comenzamos en esta carrera y además sé que el público me ha correspondido y me ha dado su reconocimiento a lo largo de 61 años como actor”.